Bienvenid@ a mi mundo !

Me declaro absolutamente admiradora del movimiento gastronómico denominado "Mood Food", nacido en Japón hace algo más de una década y cuyo principal valedor en España es el sociólogo, divulgador científico y gastronómico Miguel Ángel Almodovar ( "La Cocina de La felicidad"- Mood Food ).
Si no lo habéis hecho ya, os recomiendo que echéis un vistazo a esta tendencia que trae la felicidad a nuestra vida a través de la dieta. Razones científicas la avalan y la pura lógica la preside.





Esta tendencia gastronómica llamada "Mood Food" nació en japón, como decimos, hace algo más de una década y se basa en la certeza científicamente demostrada de la influencia de los alimentos en nuestro bienestar emocional además de físico. 
Desde siempre sabemos que "somos lo que comemos", no es nada nuevo, pero hoy tenemos los suficientes conocimientos científicos para asegurar que los nutrientes que poseen muchos alimentos influyen de manera decisiva en nuestro estado de ánimo y bienestar personal.






A veces utilizamos la comida para aliviar nuestro estrés, nuestras emociones negativas. Nos damos el atracón de helado o de pizza para consolarnos de un mal día. 
Con demasiada frecuencia echamos mano de la "comida basura" o practicamos lo que se llama cocina de superviviencia ( filete a la plancha con patatas fritas, fiambres con pan, vaso de leche y ensalada de bolsa... ) Lo justo para no quedarnos con hambre, pasar poco tiempo en la cocina y acabar rapidito...




Hay demasiadas personas que pudiendo hacerlo bien, comen fatal, por falta de tiempo, por desidia o incluso, porque no son conscientes de la importancia de la dieta en la salud y en muchas facetas de nuestra vida.
Demasiados niños que nunca han probado un bizcocho casero, ni un buen potaje o plato de legumbres cocinado "como Dios manda". La única fruta que toman son zumos "de bote" que lo único que hacen es aportarles grandes cantidades de azúcar y muy poca fibra o vitaminas.
Para el recreo, bollería industrial, por supuesto, más cómoda y con la que no protestan.
Así estamos como estamos. Echamos un vistazo a nuestro alrededor y cada día hay más jovenzuelos y jovenzuelas con un importante sobrepeso, que además de provocarles tremenda infelicidad, les ocasionará en la edad adulta muchísimos problemas de salud.





¿Por qué no aprovechamos las posibilidades que tenemos a nuestro alcance?
En la mayoría de los países europeos, por no hablar del resto del mundo, no disponen de la variedad de productos, legumbres, frutas, hortalizas frescas, harinas integrales, jamón, vino, aceite de oliva virgen, etc... Ni mucho menos a los precios que aquí por suerte disfrutamos.
Así que... deberíamos valorar lo que tenemos y aprovechar estas ventajas para ganar en salud y bienestar.




¿Por qué hay ciertos alimentos que influyen directamente en nuestro estado de ánimo y nos hacen sentirnos mejor, más felices?
Pues señoras y señores, una vez más, las hormonas, aminoácidos y similares sustancias químicas entran en juego.
Hay ciertos alimentos que tienen la capacidad de activar los mediadores cerebrales que nos hacen sentir bien, aumentan nuestra autoestima, disminuyen la sensación de dolor y nos provocan placer y bienestar. Teorías apoyadas por la biología y la ciencia.




Científicos del conocido ITM ( Instituto Tecnológico de Massachussets ) afirmaron tras sus estudios que los nutrientes contenidos en cierta clase de alimentos son capaces de afectar a nuestro proceso cerebral ( pensar, sentir... ). Por lo que nuestra dieta influye en nuestro rendimiento físico e intelectual,, en nuestro equilibrio emocional.
Es conocido el papel de la "serotonina" y de las "endorfinas", "dopamina" o aminoácidos como el "triptófano". Hormonas que nuestro cuerpo produce y que nos producen sensación de felicidad, mejoran la calidad y cantidad del sueño, nos producen placer, aumentan nuestro nivel de tolerancia al dolor, prolongan el buen humor, etc...





Con el consumo de determinados alimentos de modo regular, está demostrado que podemos estimular la producción de estas hormonas y aminoácidos que nos provocan esta sensación de bienestar.
Esto es lo que propone este movimiento gastronómico denominado "Mood Food".
Nos anima a elaborar una dieta rica en "alimentos para la felicidad".
No hay recetas mágicas ni extrañas combinaciones, simplemente la pura lógica y el conocimiento de los elementos que componen cada alimento. Saber lo que comemos.





Recuperar o descubrir el placer de elaborar nuestros menús, la lista de la compra, cocinar casero con buenos productos y sabiendo los nutrientes que cada alimento nos aporta.
Darle la importancia que tiene a nuestra dieta y a la de los niños a nuestro cargo. Estamos enseñando a comer a pequeños que un día serán adultos y desde la infancia se establecen los buenos o malos hábitos, condicionando en buena medida la salud futura. No todo es herencia genética, la dieta cuenta y mucho!!!




Os animo a investigar sobre "Mood Food".
El sociólogo, científico del CSIC y divulgador científico experto en nutrición y gastronomía, Miguel Ángel Almodóvar, es el principal defensor en España de este movimiento gastronómico.
Su libro "La Cocina de la Felicidad" (Oberon), nos explica detalladamente las bases para una alimentación saludable que potencie nuestro bienestar.
Es un libro interesantísimo, en el que además, 16 cocineros prestigiosos nos muestran sus recetas elaboradas con "alimentos para la felicidad", ingredientes felices.
Dieta omnívora, rica en vegetales, frutas, legumbres, pescado azul y pobre en proteínas vegetales, carnes rojas, leche, grasas trans y refinados.




A modo de ejemplo:
Almendras: contienen triptófano, que aumenta la producción de serotonina, por tanto, placer.
Naranjas: Vitamina C. Disminuye la sensación de nerviosismo y ansiedad.
Nueces: contienen selenio, que aumenta nuestra energía.
Espinacas: gran contenido en ácido fólico, que entre otras cosas, disminuye la ansiedad.
Chocolate negro: estimulante del sistema nervioso, produce sensaciones placenteras.
Tomate: rico en fenilalanina, neurotransmisor relacionado con el ánimo y placer.




Plátano: rico en potasio, entre otros nutrientes, aporta bienestar.
Piña natural: gran poder antiinflamatorio.
Sardinas en aceite: ricas en calcio y ácidos grasos Omega 3, que benefician a nuestro sistema nervioso.
Vino: estimula, relaja y proteje frente a enfermedades cardiovasculares ( siempre consumido en dosis moderadas ).
Guindilla: Estimula la producción de endorfinas, responsables de la sensación de bienestar y placer.
Legumbres: actúan aumentando la serotonina, que nos ayuda a mantener el buen humor y mitigar la sensación de dolor.




En definitiva. Vida saludable basada en la actividad física y la dieta elaborada con ingredientes estimulantes de la felicidad. 
Sí a la dieta mediterránea. Sí al placer de cocinar casero. Sí a buscar la felicidad y el placer de comer sano y bien.
Mirarse al espejo y gustarse por vernos bien y sentirnos sanos... No tiene precio!!!
Absolutamente fan de "Mood Food".
Perdónate, sé indulgente contigo mism@!!! No tienes la culpa de todos los problemas del mundo. Hay cosas que por mucho que nos empeñemos no podemos solucionar, así que centrémonos en las pequeñas cuestiones que podemos resolver.
Despojémonos de mochilas innecesarias, de reproches que llevamos a cuestas.
Llenemos de aire nuestros pulmones, abramos los brazos a la vida y miremos a esa línea azul que significa horizonte. Vivamos el aquí y el ahora!!!






De vez en cuándo es saludable y obligatorio hacer limpiezas periódicas en nuestra vida, como si de habitaciones desordenadas se tratase....
Eliminar elementos que no valen la pena y ponerlos en la puerta por si a alguien pudiesen venir bien.
Sin culpabilidades, sin malos modos.
Hay que decidir lo que nos hace crecer y lo que nos ancla al pasado como una rémora. Y sin más.... Eliminarlo de nuestra vida!!!




Somos "animalitos de costumbres". Nos cuesta cambiar de hábitos. 
Algunos más que otros idealizamos a las personas y tendemos a ver sólo su parte positiva, esa que todos tenemos.
Yo soy culpable de ese pecado. Tiendo a ver sólo lo bueno, lo brillante, lo palpable... Gran defecto porque se pierde objetividad!!!




Echo la vista atrás y me asusto de lo vulgares, cretinas y grises que pueden ser algunas personas a las que consideraba "brillantes".
De sabios es rectificar y aprender a tener en cuenta las advertencias de los demás. 
Desde fuera se ven cosas que a menudo pasan desapercibidas cuándo estamos cerca. Vemos sobresaliente y vibrante lo que realmente es grisáceo, insulso y falto de... todo.




Es maravilloso sentirse libre y ligero de equipaje. La sensación de tener alas y poder volar tan alto y tan lejos como nos apetezca es inigualable.
Sólo la saben valorar personas que se han sentido enjauladas, atrapadas por personas manipuladoras y situaciones tóxicas, poco saludables.
Aquel que ha logrado liberarse de esas jaulas sin barrotes físicos pero tan cercenantes, siente la verdadera felicidad de haber abierto esa puerta a la libertad...




Y una vez abierta, queridos amigos... es difícil que vuelva a cerrarse. 
¿Cómo podría yo ayudar a todos los que estén pasando por lo mismo?
Pues sólo con mi experiencia.
Haber superado una situación difícil te hace sentirte fuerte y es como montar en bicicleta. una vez aprendes, nunca se olvida y aunque no practiques, sabes que la bici está ahí siempre, lista para salir "pitando".





En el momento álgido de una mala vivencia no hay consuelo. Nada nos hace reaccionar y la solución sólo está en nosotros mismos.
No aceptamos ayuda, vemos como enemigo al que pretende tendernos puentes, nos cegamos y nos cuesta salir de un círculo "pescadilla que se muerde la cola".
Cada situación es diferente, pero todas tienen el terrible punto común de crear infelicidad y falta de esperanza en la persona que la está sufriendo.




La experiencia me dice que el tiempo pone a cada uno en su lugar y casi siempre los que manipulan, son mala gente, insensibles que actúan únicamente por provecho propio... Tiene lo que se merecen.
Suelen beber de su propia medicina. 
Recogen la cosecha que previamente han sembrado.
Personalmente no me causa satisfacción alguna ver a estos seres impregnados de sus propios desechos y "principios basura".
No soy persona vengativa ni me hace feliz ver a nadie sufriendo, pero sé a ciencia cierta que atraemos lo que sembramos y... allá cada cual con lo que siembra.




Quisiera ayudar a aquel que esté inmerso en "ese mal momento"...
Ayudar arropando, ayudar escuchando, apoyando, tendiendo mano, abrazando...
Sé bien lo mucho que duele el alma cuándo no ves fin al sufrimiento, no sabes qué camino tomar y no hay jarabe, pastilla o brebaje capaz de aliviar la pena que todo lo invade y no disminuye, ni de día, ni de noche, ni en invierno , ni verano...
En esos malos momentos pensamos que somos los seres más desgraciados del mundo...
Que nadie hay más desdichado que nosotros y eso nunca va a cambiar. Pero no es verdad.




 El mundo es inmenso. Hay valles y playas que son invisibles porque los tapan altas montañas.
Plantemos cara a los malos momentos. ¿Vamos a rendirnos sin luchar con uñas y dientes? ¿De verdad vale la pena claudicar? ¿Hay alguien que merezca nuestra rendición sin lucha?
No queridos amigos. Nadie merece que nos rindamos sin dar batalla. Nosotros lo valemos y nada más importante que aprovechar el regalo que nos ha sido dado: LA VIDA.
Esa que hoy tenemos y mañana... No se sabe.
He visto caer torres que se creían muy altas, a las que yo veía como rascacielos y lo cierto es que son... chabolas pestilentes adecentadas.
Coraje, fuerza y mucho ánimo a tod@s los que están pasando por "ese mal momento"!!!




25 DE MARZO.
Mamá era la primera en llamarme cada 25 de marzo. La primera siempre en felicitarme y hacer de este día un día especial.
Es imposible no recordar cada cumpleaños a su lado porque ella era la persona más generosa que he conocido. Todos los regalos le parecían pocos para mí y para todos sus seres queridos.
Cuidaba cada detalle. Le gustaban las fiestas, las ocasiones especiales, la Navidad, las reuniones y comidas familiares. Se molestaba siempre en tener un detalle especial para cada uno. Nunca se olvidaba de nadie. Era una auténtica "materfamilias" y su especialidad era unir, nunca separar.



 Mi cumpleaños era para ella una ocasión bien especial.
Esas tartas de chocolate y galletas que nadie ha sabido hacer tan buenas... Esos bizcochos con huevos caseros que no llegaban a enfriarse porque me los ventilaba de un plumazo...
Aunque cayesen chuzos de punta o hiciese un frío insoportable en aquellas primaveras gallegas... Cada 25 de marzo yo estrenaba la ropita nueva que mamá compraba para mí. 
Ella me regaló mis primeros tacones con 15 años y desde el primer momento supe que ese era el calzado de mi vida, el que más me gustaría y con el que más Azucarillo me siento.
Recuerdo esos zapatos de tacón como si ahora mismo los tuviese delante. No sabía andar con ellos y uno de los pies siempre se me resbalaba por la acera produciendo un ruído característico de las tapas de metal que llevaban.
Mi entrenador de balonmano se reía y comentaba: - Ya viene el pato mareado. Ja, ja, ja...
Aquella frase ofendió mi orgullo de 15 años y me hice tantos largos de pasillo de casa como fueron necesarios para  aprender a caminar con tacones como si hubiesen sido una extensión de mi cuerpo desde siempre.
Hoy no sólo llevo los tacones comodísima sino que corro tanto como cualquiera en zapatillas. Me chiflan!!!




Mamá siempre decía que en los cumpleaños a las primeras que hay que felicitar es a las madres. Y tenía toda la razón.
Ellas son las responsables de nuestra presencia en la tierra. Sí, ya sé que con colaboración paterna, pero ese es otro tema.
No voy a descubrir ningún secreto si digo que venimos de la madre y que la capacidad de entrega de una madre a todos los niveles, nunca puede ser ni remotamente superada por nadie.
Sabio el refrán que dice: "Madre no hay más que una".
Las necesidades básicas ( comida, calzado, vestido...) pueden ser cubiertas por otras personas. Pero la unión, empatía, ternura, amor... que una madre ofrece a quién salido de sus entrañas.... No puede ser cubierta por nadie más.




No quiero ponerme triste en este 25 de marzo. Siempre hay que ver lo que tenemos y no lo que nos falta, pero... Es imposible no acordarme de tí hoy querida Amelita. Pues eso mami... "Feliz cumpleaños". Te quiero!!!
A medida que voy envejeciendo siento el regalo de tenerte más cerca de mí.
Cuándo me miro al espejo y veo los signos de la edad te recuerdo cada día más.
Mi pelo, como el tuyo. Ese gesto.. lo hacías tú. 
Mis ojos son del mismo color que los tuyos y si quiero verte no tengo más que sacar mi espejo del bolso.




Cuándo elijo las fotos que ilustran este blog... Muchas veces sonrío al ver tu perfil en mi cara.
Sonrío del mismo modo que tú y mira mis manos.... Mamá, son muy parecidas a las tuyas, aunque algo más huesudas.
- ¿Recuerdas que nos confundían al escucharnos por teléfono? Pues yo escucho tu voz cuándo me oigo en la radio... Y lo hago con alegría, no con tristeza.
Soy coqueta como tú lo eras mamá. Nos gusta el mismo tipo de música aunque tú cantabas fenomenal y yo canto como un elefante.




Vives en mí mamá y quizás esa sea la señal que te pedí antes de que te fueses del todo.
Cuándo sabía que no iba a poder soportar tu ausencia te dije que no te fueses del todo, que buscases la forma de hacerme saber que estabas ahí de algún modo, como una energía, como una luz, como lo que fuese...
Que me hicieses saber que algo tuyo seguía cerca y no me dejaba del todo... Y no pude verlo hasta hace muy poco.
Estás dentro de mí, de mi hermano y de papá. De todos los que tuvimos la suerte de disfrutar de tu presencia y de la luz que emanabas, porque fuiste un ser brillante mamá.
Gracias por tanto Amelita!!!! !!!!! !!!!



Mentir, mentir... El arte de ocultar la verdad, tan antiguo como el ser humano.
La mentira va pegada al hombre y forma parte de su naturaleza misma, de su instinto de protección.
Los expertos dicen que el niño comienza a mentir a partir de los 2-3 años de edad, simplemente para adaptarse a su entorno social, ya ven querid@s amig@s.
Y somos los mayores los que animamos a los pequeños a seguir tales conductas con nuestro ejemplo:
- Pablito, dile a la tía Laura lo mucho que te ha gustado la camiseta que te ha regalado. Dale las gracias cariño. Cuándo sabemos perfectamente que el niño ha dicho que es horrible y que eso no se lo pone. 
- Ana tesoro, dile a Juan que estás deseando que venga a tu cumpleaños. Y Juan es un pesado que a la niña no le gusta nada y le rompe las muñecas, pero como es hijo de nuestra mejor amiga... Pues... No coment.




De niños comenzamos a mentir por diversas circunstancias y, alrededor de los 7 años, tenemos perfectamente asimilado que hay cosas que no necesitan ser reveladas y... Aprendemos a fingir, incluso nos divierte. Así somos los seres humanos ( según los expertos).
Mentimos para no ser castigados, para quedar bien, para impresionar, para resolver un problema... Incluso para agradar a otros.

La mentira es un arma de supervivencia, un mecanismo de defensa que, se aprende bien temprano.




Me ha llamado la atención descubrir que los individuos más capacitados para la mentira poseen un 25 % más de materia blanca cerebral que los más honestos. O sea, cuánto más grande es el cerebro ( no la cabeza, ojo ) más capacidad tendremos para mentir. 
Es curioso, no cabe duda. lo dicho, la mentira es " todo un arte".
Incluso las personas más sinceras y honestas mienten varias veces al día:
- No he podido enviarte ese correo ( Sí he podido pero preferí ir a la peluquería... )
- Te sienta fenomenal ese vestido ( No me gusta nada, qué cosa más cateta).
- Qué mono tu niño ( si no tuviese esas orejas de soplillo a imagen y semejanza de su padre )
Etc... Etc...
Mentirijillas piadosas, que se dice, y a veces, no tan piadosas...




Mentir tiene sus riesgos. Es un juego peligroso y el que juega... Debe aceptar las reglas de juego.
El que miente y le sale bien, vuelve a mentir. Una y otra vez. Consigue sus objetivos sin esfuerzo aparente y eso genera adicción.
El mentiroso se acostumbra a tener éxito con su conducta delictiva y se autoconvence de algún modo de que ese es el mejor camino para conseguir sus objetivos.
La mentira con éxito es adictiva.




Pero... ¿Qué dice la ciencia acerca de detectar, desenmascarar, descubrir a un mentiroso?
¿Cómo podemos saber si una persona nos miente o nos está diciendo la verdad?
Pues, queridos y queridas... No hay ciencia exacta ni verdades absolutas en la investigación científica acerca de la mentira.
Es cierto que mentir, suele generar cierto nerviosismo, pero el mentiroso compulsivo, el sujeto más capacitado para este arte, es capaz de controlarlo y, por lo tanto muy difícil de detectar.
También se dice que es fundamental atender al lenguaje no verbal. a los gestos de la persona.
Esto puede tener relevancia, pero no siempre es concluyente.
No podemos interpretar que nos miente por signos de nerviosismo (lenguaje no verbal) de una persona que suele rascarse la nariz, tocarse el pelo o parpadear demasiado habitualmente. eso es normal en ella... 
El lenguaje no verbal sólo es relevante a la hora de detectar una mentira si conocemos mucho a esa persona, sus gestos y comportamiento habitual.




Aunque no siempre es concluyente, lo normal es que la mentira genere cierto nerviosismo y tensión que se reflejen en el lenguaje no verbal de la persona, en su modo de actuar, en sus gestos.
Así que, para atrapar a un mentiroso... Debemos tener en cuenta que:
- Se suele poner a la defensiva. Ante nuestras preguntas inquisidoras no coopera, se muestra evasivo.
- Hace pausas no acostumbradas en su charla ( tiempo para pensar sus respuestas).
-Evita el contacto visual. trata de no mirarnos a los ojos para no sentirse vulnerable.



- La mentira aumenta la tensión arterial, la actividad cerebral y el ritmo cardíaco, por lo que la respiración se hace más rápida.
- El mentiroso trata de evitar ponerse frente a su interlocutor, elige siempre un lado y cruza brazos y piernas para sentirse autoprotegido, a salvo.
- Suele poner una barrera física con su interlocutor: un bolso, un libro, lo que tenga a mano.
- Hace gestos que no suele hacer: Rascarse la nariz, tocarse el cuello, parpadear mucho, sonríe con la boca pero no con los ojos, aumenta las pausas en su conversación, para tener tiempo de pensar las respuestas.
- Pide que le repitamos la pregunta, para pensar bien la respuesta que nos dará.... 





Estas son sólo algunas de las señales auditivas o visuales que debemos tener en cuenta a la hora de atrapar a un mentiroso o mentirosa. 
Como hemos dicho, no hay ciencia exacta en este terreno. No hay reglas que funcionen al cien por cien, sino indicios.
La realidad es la de siempre, la complejidad de la conducta humana. 
En nuestra mano está valorar lo que queremos, lo que compensa o no compensa, lo que vale o no vale la pena y dónde poner nuestros límites según la envergadura de la mentira.
El arte de mentir. Olé.




Queridos y queridas amigas... 
Comunico que estoy un poco hartita de la masiva proliferación de coach, ayudantes, directores y presuntos guías espirituales de vida, modo de proceder y orientación vital que, de un modo u otro, tratan de invadir nuestro espacio.
Acompañantes de camino, entrenadores personales afectivos, que nos dicen lo que está bien o está mal, pretenden ayudarnos a caminar por la vida y conseguir que logremos nuestras metas.
Parece que hoy no somos nadie y caminamos perdidos por el mundo sino contamos con la ayuda del coach de turno. 
Proliferan como setas en otoño y caracoles tras la lluvia, un coach en cada esquina. ¿A qué te dedicas? Soy coach. 
"Ponga un coach en su vida", si usted no tiene un coach... ¿A dónde pretende llegar querido amigo?




Me ofrecen sus servicios a diario señoras y caballeros coach mediante correos a veces de dudosa procedencia que cada vez me molesto menos en leer.
También me han ofrecido unirme a sus proyectos y convertirme en coach. Siempre el que me ofrecen es el mejor, el más prestigioso y efectivo método coach...
Pero sigue sin convencerme y me doy cuenta de que lo que pretenden es aprovecharse de mi persona por diversos motivos ( ellos dirían que no, claro).

Al igual que no me convence mi vecina vegetariana para que deje de pasear a mi perro arreglada y con tacones, o para que me haga vegetariana como ella.
Tampoco me convencen mis primas para que milite en el feminismo más radical.
Ni me convence aquel que no respeta las ideas del prójimo y trata de imponerlas a cualquier precio.




Sucede que cuándo las ideas y principios de una persona se instalan en nuestro cerebro, nuestra personalidad está bien definida y nuestros valores asentados... Se crea una especie de barrera infranqueable y es muy difícil que cambiemos de opinión.
Todo lo que no encaje con esas ideas, lo rechazamos, aunque respetemos las ideas del prójimo. 
El del Madrid rechaza al del Barcelona, el republicano al monárquico, el vegetariano, al carnívoro, el de izquierdas al de derechas....
Nos aferramos a nuestras ideas y... es muy difícil cambiarlas.




Difícil sí, pero no imposible.
Todos conocemos personas con amplias dotes de persuasión, que dulcemente y con gran poder de convicción saben llevarnos a su terreno sin coacciones. Personas convincentes que saben contagiarnos su entusiasmo con razones claras y persuadirnos haciendo que cambiemos de opinión.
Esta habilidad puede ser natural, como cualquier otro don que la naturaleza regala o puede aprenderse.
Aquí estaríamos hablando de las susodichas "escuelas de coach", cursos y másters para coach ( por cierto nada baratos, sino al contrario )
"Ponga un coach en su vida", una vez más.




Existen unos truquitos, pautas o reglas que nos pueden ayudar a conseguir esa habilidad social que se llama persuasión, que no manipulación.
Nos pueden ayudar a ser más eficaces en ese "arte de convencer al otro" que tanto gusta a casi todos.
Por naturaleza, el amante de la ópera nos vende sus bondades. El vegetariano las suyas y el amante del tenis las suyas... Todos tratando de llevarnos consciente o inconscientemente a su terreno.
Pues bien, las susodichas y prestigiosas técnicas coach dicen que con estos sencillos trucos predisponemos al interlocutor a aceptar nuestras ideas y propuestas...




- Elegir el momento adecuado para tratar de convencer al otro. Cuándo esté relajado, de buen humor... Estará más predispuesto a aceptar lo que le propongamos.
- Sonreir. La sonrisa es una llave que abre muchas más puertas de las que pensamos.
- Adoptar una postura abierta y relajada, gesticular con las manos acompañando nuestras palabras. Esta postura transmite confianza y credibilidad al que nos escucha. El lenguaje corporal es muy importante.




- Ritmo fluido al hablar. Ni demasiado rápido, que transmite falta de sinceridad, ni demasiado lento, que transmite falta de inteligencia. Con un tono de voz medio que transmita confianza y seguridad,
guardando equilibrio entre hablar y escuchar a nuestro interlocutor, pero sin resultar tímidos.
- Mantener contacto visual con nuestro interlocutor. La persona insegura evita ese contacto y transmite su inseguridad. 
-Mimar su ego. A todos nos gusta ser apreciados, que nos elogien, que nos valoren. Por ello el nombrar al interlocutor por su nombre de pila y conocer detalles sobre sus gustos o aficiones, elogiarlo, siempre es positivo y predispone favorablemente.




- Exponer nuestras ideas con claridad y seguridad, ayudándonos del lenguaje corporal ( gestos, mirada...) sin rodeos. Ser claro y directo.
- Explicar las cosas sin lenguaje agresivo y autoritario, si no de forma amigable y amable, sin discutir. Escuchando al interlocutor.
- Mostrar entusiasmo y seguridad, transmitir energía. Expresarnos con claridad y dar buenos argumentos al presentar nuestras ideas.
- Crear un ambiente favorable al "sí". Formular a nuestro interlocutor muchas preguntas cuya respuesta es "sí" genera en el cerebro una actitud que tiende a seguir el mismo camino, una predisposición positiva.
- Siempre dar argumentos y razonamientos a nuestras ideas.

Todos estos pequeños truquillos que se aprenden en máster, escuelas y cursos para coach nos ayudan en el difícil arte de convencer al otro, de seducirle...




Respeto mucho las ideas de todo el mundo y la forma que cada cual tenga de ganarse la vida mientras no sea explotando al prójimo.
Acepto que se haya puesto de moda el universo "coach".
Comprendo que muchos piensen que no somos nada si no pasamos por las manos de un buen coach.
Quizás si creyese algo de lo que hasta ahora he podido escuchar de boca y letra de diversos coach, estaría viviendo una vida plena, fantástica y maravillosa, tocando el cielo coach... Quizás.
Pero, por el momento, me considero hasta el "moño" de tanto coach y el único influencer que acepto en mi vida es mi precioso perrito "Lufi". He dicho.
Quizás este verano me haga una camiseta con un letrero que rece: - "Ponga un coach en su vida", para ver si así veo con otros ojos esta epidemia "coach".

Aquí os dejo una recopilación de aperitivos que son algunos de mis favoritos. Ideales para incluir en las comidas y cenas con familia y amigos al aire libre. 
El buen tiempo hace acto de presencia y enseguida estamos organizando "saraos" y buscando menús para quedar como reyes y reinas con nuestros comensales.
Por eso os anticipo unas cuántas ideas que sé que os harán triunfar.
Pinchando en el título de cada aperitivo, veréis la receta paso a paso.
A disfrutar!!!

"Mejillones a la marinera"





"Piquillos rellenos de ensaladilla de merluza"




"Patatas bravas"




"Empanadillas de atún fresco"




"Lacitos de ajo y perejil"





"Boquerones rellenos de aceitunas negras, queso feta y albahaca"





"Tortilla de verduras"





"Bocaditos de salmón y queso fresco"



"Snacks de queso emmental"




"Tarta de queso de cabra y berenjenas"





"Camenbert frito con mermelada de pimientos casera"





"Empanada de pollo con masa fina y crujiente"




"Sopa fría de naranja con gambas"




"Huevos rellenos de guacamole y gulas"




"Croquetas de pollo asado"